Culpable… de ir a Madrid

Muy bien, vale, lo reconozco. Si tú lo ves así, pues me declaro culpable de todos los cargos.

Es cierto, el sábado 13 de febrero pasé la noche en Madrid. Llegué a las ocho de la noche y me volví a Barcelona al día siguiente a las ocho y media de la mañana.

Y sí, tienes razón, igual a ti, no te avisé de que estaba allí. Pero creo que no tienes por qué enfadarte ni por qué pensar cosas raras. En esta vida, aunque algunas personas insistan en negarlo, todo tiene una explicación.

No tengo por qué dar explicaciones, ni siquiera tengo que justificarme con nadie, porque la única persona en este mundo a la que le debo ese tipo de explicaciones ya sabía qué iba a hacer.

La realidad es que hace ya algún tiempo, había quedado con J. para ir a ver el At. Madrid – Barça. Desde un principio, trabajamos con la hipótesis de que sería el sábado, aunque al final no fue así. De cualquier forma, yo reservé el billete del AVE con antelación con el fin de que me salieran mejor de precio.

J. me ofreció su casa para quedarme a dormir, así que, en un principio, habíamos comentado que saldríamos por ahí y luego nos iríamos a dormir.

Á última hora, y espero que entiendas los motivos, le comenté que podríamos dar una sorpresa a I. y a M. No es secreto para nadie que somos algo más que compañeros de trabajo, durante todo este tiempo nos hemos hecho amigos. De hecho, amigos de aquellos que se llaman un par o tres de veces por semana, se preocupan por la vida del otro, se escriben más a menudo… Vamos, lo normal entre amigos. Seguramente tú, que igual ni siquiera te has molestado o sencillamente te ha importado un huevo loco el que yo haya ido a Madrid, ni siquiera te has puesto en contacto conmigo desde que dejé la maravillosa isla. Y oye, que no te estoy echando nada en cara, posiblemente yo tampoco lo haya hecho. La vida es así, es nuestra profesión. La distancia no es buena para nadie.

A lo que voy. Este sábado he quedado con tres personas en Madrid. Este sábado era lo que me apetecía. Eso no implica absolutamente nada frente al resto de personas con las que he compartido muchas cosas en UK. De hecho, volveré a ir a Madrid, y no una, sino varias veces (esto le mola a alguien), y podremos quedar… También podéis venir, si queréis, a Barcelona y, si también queréis, podemos quedar aquí. Sin problemas.

No me escondo de nada, y soy el único responsable de que este sábado haya ido como lo ha hecho. Por favor, no culpéis a ninguna de las personas que han estado conmigo toda la noche de fiesta, ellos no tienen ningún tipo de responsabilidad, accedieron a lo que yo quería.

Así pues, si te has molestado, por favor, discúlpame. Esto volverá a suceder, es decir, volveré a ir a Madrid y puede que te avise o puede que no, dependerá de muchas circunstancias. Quizás tú vienes algún día a Barcelona y no me avisas, y no tendré ningún derecho a molestarme ni pensaré que no quieres estar un rato conmigo. Los planes varían. A veces nos apetecen unas cosas y a veces otras.

Si quieres que hablemos de ello, ya sabes dónde encontrarme.

Que vaya bonito.

àlex

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *