Mirando con perspectiva

El tiempo nos ayuda. A veces nos hace mejores. A veces nos hace peores. A veces nos hace más fuerte…

Hoy recuerdo días malos. A medida que van pasando los días, voy recuperando de nuevo el timón de mi vida. Me siento feliz. Mis fantasmas han desaparecido, o están lejos. Encuentro el Norte y el Sur, el Este y el Oeste. Sé dónde están con los ojos cerrados. Sé dónde están las ventanas. Sé dónde están las puertas. Todo está abierto. Nada se cierra. Nada se limita.

Sonrío.

Es agradable sentirse querido. Es agradable querer. Compartir momentos. Es agradable.

La sensación de doble vida casi ha desaparecido. Ha dejado su lugar a una sensación asbsoluta de control. Algo que perdí dentro de un avión, ha vuelto a visitarme… para quedarse…

En aquellos malos momentos, que he superado pero no quiero olvidar, recuerdo otra canción. Creo que nunca la compartí contigo… Quizás sí, eso no lo recuerdo. Una canción que me evoca, en orden, dolor, angustia y calma. Tres momentos en una misma canción. Habrá un momento de ella en que la tentación de bajar el volumen pararla será, quizás, más fuerte que tú. Ese es el momento de angustia. Oscuridad.

Hoy, un amigo, me ha hecho recordarla otra vez.

Ha sido un placer conocerte. Ya ha llegado el momento en que debo seguir mi camino.

¿Yo?, estoy bien.

Que te vaya muy bonito… Un beso y una sonrisa,
àlex

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *