Fobias

Vaya por delante que no me quiero reír de las fobias, ya que sé que se pasa muy mal cuando uno padece un problema de ese tipo en sus propias carnes.

Yo, afortunadamente, no tengo más que pequeñas fobias que son las más comunes entre los habitantes de este planeta, vaya, fobia a hacienda, a la suegra y esas cosas.

Por norma, las fobias tienen nombres que en algunos casos a lo único que te llevan es a pronunciar una palabra al cuarto o quinto intento, porque el que le inventa el nombre a estas cosas, parece que tenga fobia al idioma normal y corriente de la calle.

Por ejemplo, hay quien tiene fobia a los cacahuetes. Sí, a las cáscaras de cacahuete. Al parecer, el que lo padece, tiene autentico terror a que se le queden pegadas en el paladar. A esta fobia, le dan el nombre, agárrate, de “Araquibutirofobia“. No me preguntes, porque no tengo ni la más remota idea, si es a la cáscara dura o a esa de color marrón que tienen cuando ya están pelados.

Otra fobia que creo que padecen muchos españoles, es la “Fronemofobia“. Esta consiste en un miedo horrible a pensar. A mí me da la sensación que comparto mi vida profesional con muchas personas que padecen esta enfermedad y ni siquiera lo saben. Tienen todos los síntomas, porque hacen las cosas de una manera, que lo primero que se te pasa por la cabeza es que no lo ha pensado. Tú ya me entiendes, sobre todo si te dedicas a lo mismo que yo, pero seguro que, te dediques profesionalmente a lo que te dediques, puedes señalar con el dedo, sí, está feo, a más de uno de tu oficina.

Una fobia muy inglesa es la que se basa en un miedo atroz al Viernes 13 (aquí, sería el martes 13). Es esa gente que ese día, se queda en casa metido en la cama, tapado hasta la cabeza con la sábana, y no se mueve hasta que ya pasa al sábado 14, en que supongo que lo que hace es irse de pintas con los amigos hasta reventar, por aquello de celebrarlo. Esta fobia recibe el maravilloso y sencillo nombre de “Parascevedecatriafobia“.

Seguro que conoces a alguien que nunca jamás te dice su edad verdadera. En el facebook hay montones de personas que se niegan a publicar su año de nacimiento. Supongo que tienen un miedo atroz a envejecer, o a que los demás les vean viejos. Seguro que recuerdas a la nunca bien ponderada Saritísima (Sara Montiel) que lleva ya no sé cuantos años cumpliendo sesenta y pico, y eso que creo que participó en la primera película en blanco y negro que se rodó en el planeta. A estas personas, se les dice que padecen “Gerascofobia“.

Hexakosioihexekontahexafobia“. Va, con dos cojones, intenta decirla sin trabarte y a la primera. Yo no lo he conseguido, pero tampoco me avergüenzo. Total, ese pedazo de nombre para decir que te aterra el número asociado a Lucifer, el 666. No sé, le podrían haber puesto “Tripleseisfobia“, ¿no? Juas

El cabrito que pone estos nombres debería padecer “Hipopotomonstrosesquipedaliofobia“, que es miedo a las palabras largas, pero no, él tenía que padecer otra fobia que no fuera esa. Si es que la naturaleza da pan al que no tiene dientes.

Hay infinidad de nombres divertidos y fobias más divertidas todavía. Bueno, divertidas si lo ves desde fuera, porque al que lo padece le cambia la cara. Yo tengo un buen amigo que tiene fobia a las olivas. Sí, a las olivas. Hasta el punto que, si vas a hacer una barbacoa y al que manipula la carne, le ha visto antes tocar una sola oliva, ya no come. Vamos, te ve coger un bote de olivas, cerradito, con las manos, y da media vuelta como alma que lleva el diablo. Reconozco que me río y me lo tomo como divertido, pero pensándolo bien, me doy cuenta que estoy hecho un cabroncete y no debería cachondearme de él, porque lo pasa francamente mal (T., desde aquí, mil perdones por lo hecho, mil perdones por lo que te haré, y un gran abrazo).

Lo dejo aquí. Si quieres saber más, y no tienes fobia al Google, que te aseguro que hay muchísima gente que parece tenerlo porque te pregunta cosas que podría buscar fácilmente él, pon la palabra “fobia” en el buscador y disfruta del paseo.

Que vaya bonito, con o sin olivas,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *