Periodismo deportivo

Hoy aparece una noticia en un diario electrónico que me ha dejado totalmente estupefacto. El titular: “El Drama de Contador”, en referencia al famoso ciclista español.

Al parecer, le han encontrado clembuterol en sangre, en una dosis mínima, pero se lo han encontrado, y esto parece estar prohibido.

Por si no lo sabes, el clembuterol es un fármaco que se usa para problemas respiratorios actuando como bronco dilatador. Por referencias, es algo parecido al famoso “ventolín”. Hablando con un amigo, ciclista de toda la vida, me dice, entre sonrisas, que todos los ciclistas sufren de asma…

Pero a mí todo eso como que me da igual. Se pueden contar tantas historias como se quiera, justificar tantas mierdas como a uno le apetezca, pero en definitiva, es un problema de este señor y la justicia deportiva. Me puede caer lo simpático o antipático que queramos, pero en definitiva, por muy bueno que sea y muy carismático que aparente, no sólo por eso podemos defenderle o atacarle.

Escucho a conocidos decir que no se creen que se haya dopado. Bueno, pues no te lo creas, pero no lo hagas por subjetividades. Si existe un análisis que dice que sí se ha dopado, pues será verdad.

Pero en definitiva, no voy por ahí. Me mola el titular, con afán de venta, en el que se habla de drama, y te ponen una foto del caballero con las manos en la cabeza, en estado de semi-depresión y abatimiento, que lo entiendo.

Drama es el que sufren los padres que están en el paro y no pueden llevar dinero a casa porque los que gobiernan y desgobiernan (estos son los de la oposición) no son capaces de buscar soluciones a los dramas que ocurren cada día. Drama es el de las mujeres que mueren a manos de sus compañeros “sentimentales” aun habiendo interpuesto varias denuncias ante la justicia. Drama es lo que ocurre cada día en países denominados tercermundistas.

Lo de este Sr., Contador, no es un drama, es una putada en toda regla en el caso de que realmente sea inocente, si no, es que es gilipollas y un fraude.

Creo que el periodismo, como todo, es otro fraude, en el que personas con grandes ideales y grandes aptitudes para una profesión apasionante como esa, tienen que acabar corrompiéndose para crear titulares como ese, y así poder vender más periódicos, que, en definitiva, es el fin de todo, sacar más pasta, acabando así con un periodismo serio y de rigor.

Joer papá, si mi tío abuelo levantara la cabeza…

Que vaya bonito,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *