Recortes a la sanidad catalana

Estos días se está armando mucho revuelo por los recortes en la sanidad pública catalana. Entre unos y otros, parece ser que han dejado las arcas del sistema peor de lo que ya estaban y ha llegado el momento de “apretarse el cinturón”.

Yo no entro en si unos tienen más o menos razones. Tampoco voy a entrar a criticar con lo de los viajes en tren de algunos señores del gobierno, pero todo lo que está pasando me trae a la mente grandes momentos vividos en ambulatorios, hospitales, servicios de urgencias…

Resulta que los profesionales de la sanidad están muy alborotados y quejosos porque ven peligrar sus puestos de trabajo y sus actuales salarios.

Hasta donde yo sé, en la seguridad social catalana, se hacen infinidad de horas extras que complementan los salarios de muchísimos trabajadores. Al parecer, los sueldos no son para tirar cohetes (como los de muchos trabajadores de este país) y, gracias a esas horas extras, los pueden mejorar para darse una vida más o menos digna en algunos casos y mucho más que digna en otros.

Entre esas horas y pequeñas “cosillas” que muchos de esos profesionales se llevan a casa cada día de nuestros centros sanitarios, parece que se pueden dar una vida algo más cómoda (creo que ya me quejé de esto a finales de marzo de 2009).

Pero como te decía, no quiero entrar en estos temas, que a buen seguro que alguno se me echará encima, y alguno de mi propia familia, que viven de su trabajo en la mencionada sanidad pública.

A mí, lo que me hace más gracia, es cómo los mencionados profesionales han salido a la calle para argumentar su disgusto con estas decisiones de la administración. Como decía, el fin último es que ellos pierden calidad de vida, y eso, está claro, que lo defenderíamos cualquiera de nosotros a capa y espada. Pero el argumentario no puede hacer otra cosa que llevarme al chiste de forges.

Entre muchas frases interesantes e “inteligentes” destaca una, al menos en mi opinión, en la que hablan que si la administración pública recorta el presupuesto, no nos podrán dar una buena atención…

Ya he dejado de reírme. A ver, desde cuándo nos tratan bien en la sanidad pública??? No es precisamente la norma de la casa… ¿Has ido de urgencias durante un Barça Madrid?

La atención, salvo honrosas y destacables excepciones, suele ser de lo malo lo peor. Esas enfermeras malcaradas que no nos dan ningún tipo de información y que no tienen ni una sonrisa. Esas horas de espera en un servicio de urgencias sin mediar palabra, con unos médicos que ni nos miran a la cara y nos hablan con palabras que no entendemos. Esos diagnósticos sobre virus tras horas hacinados en una sala de espera, en la que además nos miran como si fuéramos idiotas.

A ver, lo de los recortes, no tengo ni idea si son o no necesarios. Posiblemente habrá otras formas de hacerlo, entre ellas, evitando el expolio de los hospitales por parte de los profesionales que trabajan en ellos. En cualquier caso, es una decisión que debería hacerla gente que entendiera (no digo que los que lo están haciendo tengan idea precisamente de eso). Pero por favor, que el personal sanitario de este país no nos tome el pelo al resto de ciudadanos. Que estamos hartos de pagar impuestos para que nos traten a patadas. Siempre tenemos que acabar yendo a un hospital privado, donde gracias al Dios dinero nos tratan mejor (y eso que pagamos menos al mes que para la sanidad pública).

Creo, personalmente, que algunos sectores de este país insultan deliberadamente a nuestra inteligencia e intentan sacar sus castañas del fuego utilizándonos como “rehenes”. Cuando otras empresas tienen problemas, los señores de la sanidad pública no salen en su defensa, les importa, sencillamente, un huevo, porque ellos ya tienen su culito a salvo.

Así pues, señores profesionales de la sanidad pública, solucionen sus problemas sin usarme a mí como rehen. Explíquenme con claridad cuál es el problema y, si está en mis manos, colaboraré para que puedan salir adelante, pero sin chantajes y sin mentiras, que para eso ya tenemos a los políticos… Siéntense y dialoguen… Con un poco de suerte, llegan a buen puerto…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *