Vacaciones, amor y dinero

Las vacaciones siempre sientan bien. Te dan la oportunidad de dedicarte a otras cosas. Las vacaciones te permiten incluso aburrirte, algo difícil en la vida que llevamos hoy en día.

Aunque el tiempo no está ayudando mucho con estas tan esperadas lluvias (aunque en mi opinión podrían haber llegado en otro momento) estoy consiguiendo “desconectarme” de los diferentes “cacharritos” que tenemos. De hecho, estoy en un lugar en el que hay muy poca cobertura. Paso las tardes sentado en una silla compartiendo una buena conversación con aún mejores amigos, mientras los niños juegan fuera… Cuando no llueve, claro.

Si esas vacaciones coinciden en un punto de inflexión de tu vida, tienen un doble valor. Ahora mismo estoy en esa página en blanco que a menudo queda entre los capítulos de un libro (tú dirás si es bueno o no, pero yo me lo estoy pasando teta).

Atrás quedan largas noches de trabajo. Atrás queda la estancia en UK. Atrás quedan tantos y tantos compañeros con los que he pasado momentos buenos y no tan buenos.

Atrás queda una historia de amor. Siempre dije que quería estar ahí hasta el final, pero el amor en esta ocasión no ha sido suficiente. Espero que me perdones. Yo te perdonaré a ti. Quizás, improbable, volvamos a estar juntos en un futuro, pero ahora creo que he encontrado algo nuevo que me atrae con mucha fuerza, algo que estoy seguro va a permitirme crecer y ser mejor… profesional.

Ahora tengo ante mí un nuevo capítulo que escribir. Muchas páginas vacías en las que poner en negro sobre blanco mis nuevas experiencias y mi evolución en esta nueva oportunidad que tanto me ilusiona y motiva. Voy a seguir escribiendo sobre amor, aunque sea de este tipo, porque en definitiva siempre giramos alrededor del amor y del dinero. Voy a seguir desgranando el por qué esta vez se me ha roto el corazón, ese corazón que alguien calificó en algún momento como un “corazón de hielo”.

Sé que a vosotros, los que dejo atrás, os llevaré siempre en el corazón, pero también sé que la distancia ahora será mayor, y a veces cuesta mucho mantener una amistad en la distancia, porque no sólo depende de uno, siempre depende de dos…

Pasarlo muy bien. Disfrutad de la vida.Y nunca perdamos la sonrisa…

Yo me vuelvo a mis vacaciones. El martes será otro día.

Que vaya bonito,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *